¿Me Recuerdas?

¿Recuerdas cuando nos conocimos?
¿Recuerdas cuando caminábamos juntos?
¿Recuerdas cuando nos besábamos?

Dijiste te amo, y fue la verdad,
paso el tiempo y te perdí,
ya no cante más canciones,
ni escribí más poemas.

Te perdí y fue muy doloroso,
tan doloroso que te llore un río.
Espero encontrarte algún día,
Espero volverte a ver,
y en un abrazo…
perderme en tí
y en tu piel…

Algún día me encontraras,
algún día te veré,
los caminos se volverán a cruzar,
la paradoja se cierra y de ella…
retomaremos la felicidad perdida.

¿En que momento nos perdimos?
¿Cuántos días no vivimos?
¿En que tiempo se separo el camino?
¿Cuándo fue la ultima vez que te ví?
¿Cuándo fue que te dije, te amo?
¿Por qué no vienes a caminar conmigo?
¿Por qué no me has llamado?

Es un solo adiós…
Es demasiado tiempo sin tí…
Me dejaste herido, tan herido…
Aun te amo, aun te extraño.

¡Oh, pena grande!
Siento mucho que no estés aquí,
Siento tu aliento que embriaga mi habitación.

Te soñé un día, y era tan real,
pensé que estabas aquí y creí la fantasía.
Tal vez tengamos otra oportunidad,
O quizás te vuelva a encontrar…
Quimera nocturna, ¿fantasía o realidad?

Recuerdo esos años felices de mi niñez
en los que soñaba con enamorarme,
y hoy… Solo me faltas tú.

Déjame Amarte

Deja conocerte y extrañarte cada día,
déjame tocar tus labios y aprendérmelos de memoria,
déjame tocar tu piel y recorrerla un sinfín de veces,
déjame amarte, pues solo así sé que no estoy soñando.

Amarte es todo lo que quiero,
antes de que se termine mi sueño de vida,
déjame tocarte, pues solo así tengo una parte de ti,
aunque solo sea por un instante de vida.

Pero que es la vida sin amar, el que no ama, no ha vivido,
y sin amarte ¿por quién viviré?
Por eso te pido, déjame amarte y extrañarte cada día,
Antes de que se termine mi vida.

Amar duele, más no me importa el dolor,
Cuando amamos, dejamos trozos del alma.
Te llevas mi corazón, mi vida y también mi último latido,
mi ultimo suspiro, mi ultimo aliento de vida.

Anónimo 41

Anónimo es la búsqueda,
anónimo es la respuesta,
anónimas son las caricias perdidas
en la penumbra de la habitación.

Todo este tiempo busque tu sonrisa,
cuando tú, mirabas en la nada,
y cuando mire dentro de la noche,
estabas allí, haciendo amor de la nada.

Es un juego roto en el que no hay ganador,
no hay promesas rotas, solo pedazos de un corazón,
y esperare a que el juego comience de nuevo,
para convertirme en un anónimo,
visitando una piel como la tuya
que responda a las caricias prohibidas.

Es posible buscar hasta en el fondo del océano,
pero es quizá dentro del corazón donde se encuentren
las respuestas, y en los sueños y en el alma,
y quizá nunca encuentre alguien como tú.
que me enseñe a hacer, amor de la nada.

Soñando

Tuve un sueño,
y en ese sueño estabas tu,
en tus ojos habia algo,
una lagrima quiza,
o una mirada al vacio,
tal vez al infinito,
o quiza en la nada.

Sueño de una noche de primavera
que culmina en el invierno,
dia y noche, pasion y delirio,
respirar entrecortado y sofocante,
sueños humedos quemando la piel,
desbordada por el placer,
cuerpos que se dejan llevar
por un delicioso vaiven,
latir de corazón en extremo
tan fuerte hasta el climax.

Sueños humedos,
deliciosa quimera
que al amanecer desaparece,
dejando el sabor de haber
compartido esta intimidad
sin prejuicios,
pero con un dejo de lujuria,
de pecado y de placer por
haberte tenido una noche más.